Luz, Esperanza y Resurrección
Pedro, sin ceder a la oscuridad, dejó que la luz de Dios entrara en su corazón sin apagarla, dijo Francisco en la Vigilia Pascual en el Vaticano
DECLARACIÓN DE DÍA DEL TRABAJO DE LOS OBISPOS ESTADOUNIDENSES
EL OBISPO BLAIRE REFLEXIONA SOBRE EL COSTO HUMANO Y DESAFÍOS MORALES DE UNA ECONOMÍA QUEBRADA
USCCB

WASHINGTON— "Este Día del Trabajo, los hechos económicos son graves y los costos humanos son reales: millones de nuestros hermanos y hermanas están sin trabajo, criando niños en la pobreza y atormentados por los temores sobre su seguridad económica", dijo el Obispo Stephen E. Blaire de Stockton, California en " El Costo Humano y Los Desafíos Morales De Una Economía Quebrada" la declaración anual del Día del Trabajo de La Conferencia de Obispos Católicos de los Estados Unidos (USCCB). Y añadió: "Esto no son problemas sólo económico, sino también tragedias humanas, desafíos morales, y pruebas de nuestra fe."

El Obispo Blaire, presidente de la Comisión Episcopal de los Estados Unidos sobre la Justicia Nacional y Desarrollo Humano, dijo este Día del Trabajo llega en un momento en donde el nueve por ciento de los estadounidenses están buscando trabajo y no lo encuentra, mientras que otros viven con el temor de perder sus empleos. Citó el innovador encíclica Rerum Novarum del Papa León XIII como la inspiración para la declaración de este año, y agregó: "Tenemos que mirar más allá de los indicadores económicos, giros del mercado de valores, y los conflictos políticos y enfocarse en las cargas que muchas veces son invisible de los trabajadores comunes y sus familias, muchos de ellos están sufriendo, desanimados y abandonados por esta economía." Él añadió: "Una economía que no puede proporcionar empleo, los salarios y beneficios decentes, y un sentido de participación y la apropiación de sus trabajadores rompe de manera fundamental."

El Obispo Blaire también destaco la tradición de la Iglesia de apoyar los derechos de los trabajadores a organizarse para proteger su dignidad y la dignidad del trabajo. "La relación de la Iglesia con el movimiento laborar es a la vez de apoyo y un desafío. Nuestra Iglesia sigue enseñando, que los sindicatos siguen siendo un instrumento eficaz para proteger la dignidad del trabajo y los derechos de los trabajadores... Los trabajadores y sus sindicatos, así como los empleadores y sus negocios, todos tienen la responsabilidad de buscar el bien común, no sólo en sus propios intereses económicos, políticos o institucionales. "

El Obispo Blaire concluyó esbozando una respuesta católica a la economía y el desempleo, afirmando: "Estamos llamados a renovar nuestro compromiso con la tarea encomendada por Dios de defender la vida y la dignidad humanas, celebrar el trabajo, y defender los trabajadores con esperanza y convicción. Este es un tiempo de oración, reflexión y acción. "

La declaración anual ofrece a los católicos una oportunidad de reflexionar sobre la situación de desempleo y la economía estadounidense, y cómo la enseñanza católica puede orientar una respuesta.

Correo electrónico Imprimir
Leer Todos Los Mensajes del Blog